Posted in Paternidad Gamer, Slice of Life

Cierto día en que mis hijos pudieron pasarlo conmigo, entre la pandemia número uno y la pandemia número dos (vivimos separados), uno de ellos presta atención a los pequeños actos que competen mi cotidiano y me suelta la pregunta que le pone título al texto, mientras yo algo andaba haciendo en el patio.

—Sí poh, tú le dices [inserte apellido acá] y no le dices papá— responde ante mi silente, pero supuestamente expresiva, levantada de ceja. Por mi mente pasaba veloz el recuerdo de cuando al caballero le presté mi Game Boy Pocket y me la perdió. O cuando quemé una PSX y me mandó a comprar el fusible súper lejos, siendo que, al volver después de toda una tarde, encuentro que él la había puenteado con un alambre de cobre y había jugado todo el día solo. A ver amore mio, cómo te lo explico…

—Tu abuelo se redimió conmigo ya de adulto, porque durante mi infancia no tuvo injerencia alguna en mi proceso de crianza; no es que no le tenga cariño, simplemente el título nunca se lo ganó— le respondo. Apenas formulada la respuesta, pasa veloz, cual McQueen, el recuerdo de cuando le presté mi N64, y primero, me cambió todos los juegos bacanes por challas (el “Ocarina” se convirtió en un Xtreme-G, por sólo nombrar uno, de cómo diez) y como dos meses después me quemó la consola. Se la terminé vendiendo a precio de huevo y posterior a eso, él la reparó para sí…

Pero no confundas la relación que yo tuve con [apellido antes insertado], con la relación que ahora tienes tú con él, son cosas completamente independientes. Por lo menos con ustedes, lo ha hecho bacán. Pero las paternidades, son todas distintas.

whatsapp

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.