Posted in Reviews

Nombre:Story of Seasons: Friends of Mineral Town

Desarrollador: Marvelous Inc.

Publicador: XSEED Games

Fecha de Salida: 14 de julio de 2020

Plataformas: Nintendo Switch, Móvil

Hace 24 años, era impensado que un videojuego de género de simulación, inspirado en la vida de una granja, podría ser exitoso… o entretenido de partida, ya que, convengamos que la repetitividad del día a día de labores del campo no es muy entretenida (te estoy mirando a ti, Farming Simulator). Y, sin embargo, Harvest Moon lo logró de una forma tal, que generó un culto cuya fidelidad consiguió que cada generación de consolas después de la Super Nintendo tuviera una nueva entrega en esta saga. Y este éxito no fue accidental: un balance perfecto entre cuánto tiempo pueden durar las cosechas y el tiempo de cada estación, progresión que permitía sentir cómo el personaje se adecuaba más a la vida de campo y, por último, pero no menos importante: waifus, waifus out of the ass.

Pero como le ocurre a cada longeva saga, el agotamiento de la fórmula comenzó a afectar a los juegos de manera progresiva, haciendo que la gente perdiera interés en las entregas que salían con el tiempo. Y el problema con el cambio de publicador en occidente, con la pérdida del nombre incluido, hizo que la gente se confundiera mucho más: ¿Es Harvest Moon el mismo de siempre? ¿Es Story of Seasons? ¿Pero no que Harvest Moon sigue sacando juegos? Es todo un drama que los fans de la saga, hasta el día de hoy, tienen que aclarar gracias al aprovechamiento de la marca que hace el antiguo publicador, Natsume.

Aún con todos estos inconvenientes, la gente recuerda con cariño las entregas de antaño, y habiendo un juego que muchos fans tienen como el punto cúlmine de la franquicia: Friends of Mineral Town. Originalmente publicado el 2003 para la legendaria GameBoy Advance, este juego tomó los mejores elementos de sus predecesoras, Harvest Moon 64 y Back to Nature, y los combinó con la portabilidad de la pequeña GBA, haciendo que la gente ya no tuviera que estar atada a una consola de mesa para jugar su franquicia, dando el primer pie para que esta saga se trasladara a las futuras consolas portátiles.

Manteniendo la tradición de llamar a tu vaca “Tomate” por más de veinte años.

Es por esto, y probablemente para quitarle piso a la saga Harvest Moon en occidente, que Marvelous Interactive —la desarrolladora de los juegos en Japón— decidió hacer un remake de este clásico, haciéndole un upgrade a todo: desde gráficos hasta la música; pasando polémicamente por los retratos de los personajes, cambio que no fue bien visto en su anuncio; hasta añadiendo unos pocos cambios para mejorar la experiencia del juego. Pero un remake trae consigo muchas preguntas: ¿Mantiene la esencia del original? ¿Sigue siendo tan entretenido como antes? ¿Me casaré con Karen por quinta vez consecutiva?

Es hora de volver a Mineral Town y responder a esas preguntas. La de Karen probablemente sea que sí.

Una granja en tu vida

La historia que nos sitúa en la granja es algo simple y, quizás, algo aterrizada: en la infancia, el o la personaje principal pasó unos días en la granja de su abuelo, quien era un granjero de Mineral Town. Al morir, te hizo heredero/a de estos terrenos, saltándose por completo el arco argumental que se ve tanto en la vida real; de los tíos y la lucha por la venta de los terrenos. Tú, como la única persona heredera, decides hacerte cargo de la granja y volver a llenarla de gloria y majestad… o puedes rechazar la oferta y será Game Over para ti, lo que al menos es más creíble que el primer Dragon Quest, juego que repetirá infinitamente una pregunta hasta que escojas el “dialogo correcto”.

Como advertencia, en esta review se simpea brígido a la Karen.

Fuera de esa elección, el juego evita darte, en la medida de lo posible, direcciones de lo que debes hacer o limitarte en lo que deseas hacer, a excepción de ciertos parámetros específicos, como, por ejemplo, la energía con la que podrías realizar acciones durante el día. Comenzar a plantar cosas no necesariamente es lo primero que debes hacer, ya que bien puedes ir a la mina cercana y recolectar diferentes minerales para venderlos, recoger diferente flora de la montaña, conversar con la gente del pueblo y recolectar materiales, entre otras cosas. El juego no te exige activamente un objetivo, que para algunos puede ser un tipo de libertad muy refrescante y para otros muy agobiante, porque la planificación y el desarrollo de la granja recaen exclusivamente en qué tan bien se sea, valga la redundancia, planificando: quizás es mejor tapizar la granja con papas, pero quizás con una planificación distinta el pepino traiga más ingresos, aunque eso sería invertir más tiempo en las plantaciones, y menos para la gente y otras cosas que se quieran hacer.

Este tipo de diseños puede ser tanto una bendición como una maldición, dependiendo siempre de la persona. A muchos les agobia tener, como diría mi juventud, “chipe libre”, en donde tus objetivos no son claros, o que derechamente no existan. Un poco para compensar la falta de objetivos, existen logros que se consiguen bajo ciertos parámetros: conseguir cierta cantidad de plata en ventas, pescar una cantidad de pescados, casarte, etc., pero lo cierto es que la libertad de acción te lo dejan en bandeja y queda dependiendo de cada persona si aquello les gusta o no.

La belleza está en la simpleza

El imperio de las piñas es eterno.

Hablamos previamente de plantar cosas, pero no es tan simple como parece. El tiempo en este juego transcurre por temporadas en vez de meses: Comenzaremos en primavera hasta el invierno, pasando por verano y otoño, siendo de 30 días cada temporada. Las plantas sólo crecen en una estación específica, y excedernos, aunque sea un día, dejará nuestro cultivo completamente inútil. Para evitar eso, la previamente mencionada planificación entra en juego y se debe decidir qué tipo de plantas se adecúan mejor a nuestro estilo de juego. Las plantas que dan múltiples cultivos durante la estación son más caras y demoran más que las plantas que solo dan cosecha una vez, entonces sopesar las prioridades será clave al iniciar cada temporada.

Pero como dice el dicho, “no solo de pan vive el hombre”, y no solo tendremos plantaciones en nuestra granja. También podremos criar animales de diferente tipo: gallinas, conejos, vacas, ovejas y alpacas estarán dentro de nuestras opciones y, dentro de este arsenal animalesco tendremos variedad que afectará los productos que recibamos. Por ejemplo, las vacas frambuesa (sí, existen) nos darán leche de frambuesa y la vaca café nos dará leche café, mientras que otras variedades no varían en el producto recibido, así las gallinas cafés y las blancas nos entregarán, ambas, huevos blancos.

Los animales también son seres afectivos y, a medida que las alimentemos, los dejemos salir al exterior en días buenos, les hablemos y acariciemos, el afecto que tendrán hacia nosotros aumentará y eso se verá en los productos que recibamos de ellos: los huevos serán más grandes, la leche conseguida será más y la lana será más abundante. Y para llegar a una calidad aún mayor del límite, podremos hacer que nuestros animales concursen en los diferentes eventos del pueblo y, si resultan ganadores, podrán dar productos de calidad superior de manera ocasional. Además de eso, nuestros animales podrán dar a luz crías que podrán amarnos más que sus padres, ya que el límite de los animales comprados es de 5 estrellas y las crías de estas podrán querernos hasta 6 estrellas. Cada generación nos querrá más, con un límite de 10 estrellas. Pero no sólo podremos recibir productos básicos de nuestros animales, sino que también podremos adquirir máquinas que trabajarán estos productos para darnos mayonesa, lana, etc., lo que ampliará nuestro repertorio de regalos y productos para vender.

¿Quién da las mejores leches? ¿Quién es una buena niña? ¡Tú, tú y tú!

Socializar es la clave (para casarse)

No sólo nos enfocaremos en la vida de campo, y lo cierto es que los habitantes del pueblo tienen diferentes actividades que realizan todos los días. Dependiendo del día y la hora, ciertas tiendas o casas estarán cerradas, personajes se desplazarán por el pueblo y sus alrededores, algunos estarán ocupados con los encargos que les hagamos y, difícilmente estarán estacionados en un mismo lugar por mucho rato. Si es que estamos interesados en interactuar con ellos, deberemos aprender sus hábitos de trabajo y ocio para encontrarlos fácilmente. Y si usted no es un/a introvertido/a como yo, sabrá lo que son las interacciones sociales.

Dejo la carta “ser la mejor polola del mundo” en modo de ataque, y termino mi turno.

En Friends of Mineral Town, cada persona tiene gustos específicos y el encontrarlos nos ayudarán a entablar amistades con la gente. Los habitantes tendrán dos métricas distintas cuando entablemos relaciones con ellos: la barra de amistad y la barra de amor. La primera es universal para todos los personajes y nos permitirá saber que tan compipa somos con ellos. Esta barra va de 0 a 10 y tiene el beneficio de que, al llegar a nivel 4, los personajes compartirán recetas de sus platos favoritos, lo que nos servirá cuando queramos cocinar más adelante y, en algunos casos, llegar más adelante en esta barra nos traerá ciertos beneficios con personajes específicos. Y también es lindo que te consideren como tu amigo, y si ese no es un buen premio de consuelo, no sé qué puede serlo.

Como advertencia tardía: no soy un casanova, así que no puedo darle consejos para conseguir polola… aunque sí debo decir que se me da bien 😉

La barra de amor es un añadido específico a los chicos y a las chicas con las que podemos tener un interés romántico. Y aquí el factor waifu es parte del enganche del juego. Tendremos 12 candidatos al 1313, seis hombres y seis mujeres, aunque adicionalmente habrá otros cuatro candidatos que necesitan condiciones específicas y especiales para poder casarse con ellos, por lo que cuentan como un añadido para una segunda o tercera partida, más bien. Estos 12 personajes se sienten distintos entre sí, siendo algunos bastante intensos en su forma de pensar hasta los tranquilos que solo quieren una vida tranquila. Lo cierto es que, aunque a veces se sienten genéricos, son lo suficientemente amplios como para el gusto general y, a medida que avancemos en la barra de amor, sabremos más de ellos y se desarrollarán más como personas, ya que seremos capaces de descubrir sus dramas y ayudarlos a superarlos.

En el pasado, las relaciones del mismo sexo no eran algo considerado dentro para los desarrolladores, pero para esta ocasión será posible poder hacer parejas entre hombres con hombres y mujeres con mujeres, incluyendo el matrimonio dentro de esta opción.

Poner solo “mesa” a la mesa cuando se examina debe ser la weá más floja que he visto en este juego.

Ahora, nadie quiere vivir en una choza a la que no le han echado una manito de gato en años, menos tu pareja. Así que el juego nos permitirá ampliar nuestra granja de distintas formas, ya sea aumentando el tamaño de nuestra casa, haciendo más grande nuestro granero, mejorando el nivel de nuestra granja para obtener productos de mejor calidad, conseguir productos para nuestra cocina, una cama más grande, etc. De esta forma, no sólo podremos ampliar nuestro repertorio de regalos aún más (ya que muchos regalos que la gente ama son platos de comida), sino que también nos dará energía para mantenernos activos durante el día.

Unas palabras finales, pero…

Quise dejar una conclusión al final de este análisis y darle una nota, pero me encontré con un problema que lentamente se volvió personal. Y es que todo lo que describí previamente fácilmente podría haber sido de cualquier otro juego de la saga Story of Seasons: simplemente acabo de hacer una plantilla que puedo reutilizar para el próximo juego de la saga, cambiarle un par de nombres y listo, tengo artículo preparado. Durante todo este tiempo quise hacer un escrito más o menos neutral para cualquier persona interesada y que no hubiera jugado este tipo de juego de antes, cosa que también me hizo evitar señalar si las cosas presentadas eran buenas o malas, porque no es mi intención guiar condescendientemente a las personas a sentir ciertas opiniones, y el hacer este ejercicio lo que hace es profundizar más el problema que está teniendo esta saga de videojuegos, que es responder la pregunta de oro: “¿para qué estoy jugando esto?”

El tema es que Story of Seasons es un juego simplemente “Aceptable”.

Linda la weá. Me invitan a un evento y luego me echan por no tener un perro.

Para impartir justicia cuando se analiza un remake, siento que es justo volver a jugar el original para saber dónde se está parado. Friends of Mineral Town para GBA es un excelente juego cuyos problemas más severos son glitches y errores de traducción, cosas que no lo hacen injugable. Es más, existe un parche hecho por alguien, que soluciona los problemas de traducción, algunos glitches y hacen posible poder casarse con una pareja del mismo sexo; tres cambios QoL (Quality of Life) que equivalen a lo que hizo el remake y que mucha gente pedía. Entonces, si instalo este parche y me pongo a jugarlo en emulador, ¿para qué estoy jugando el remake?

¿Es más cómodo el ver las cosas en 3D? Probablemente, pero el estilo artístico es tan parecido que el cambio más notorio es que ahora puede ver nítidamente las cosas en 1080p. No es un juego que demande demasiado de un computador o la Switch y, considerando que lo más nítido que verá son los retratos de los personajes, cabe preguntarse, ¿estoy dispuesto/a a pagar precio completo por eso?

Pero creo que la mayor ofensa de este juego es que es un remake inofensivo. No hay ningún cambio QoL que ha construido la saga a lo largo de su historia: no hay máquina para hacer semillas a partir de las plantas que cosecha; no existe la tierra de hojas para mejorar las cosechas con su uso; las gallinas y los conejos se alimentan de aire si los sacas al mundo exterior, sin consumir recursos; el juego todavía no es capaz de introducir a personajes como la Diosa de la Cosecha o los Espíritus de la Naturaleza correctamente y; por sobre todo, el juego tiene la expectativa de que vas a encontrar toda la información necesaria en las wikis que hace la gente. El primer juego de la saga se encargaba de entregar información sobre las personas y hasta eso han terminado desechándolo.

Sí, tengo ese efecto en la gente.

¿Se fijaron que en ningún momento hablé de la música? ¡Porque no hay nada notorio de que hablar de ella! Los desarrolladores no entendieron que las composiciones del original de GBA son de esa forma por las limitaciones de hardware. Pero, en vez de pensar por qué funcionaba así, decidieron tomar la música al pie de la letra y rehacerla de forma olvidable. No recuerdo haber pasado más de una temporada con la música puesta, siendo reemplazada por la banda sonora de Poly Bridge, que se la dejo, por si quiere seguir mi consejo.

Y el listado no termina con eso. Entre otras funcionalidades removidas, ya no puedes dejar tus cosas con tu y venderlas vendidas cuando se te antoje. Y, hablando de caballos, vas a pasar el 90% de tu tiempo pensando en donde dejarlo porque el juego va a decidir que, siempre que te bajes de él, vas a colisionar con los objetos alrededor o con el caballo mismo, quedándote estancado/a a ratos y en los peores momentos.

Acá se puede observar cómo el caballo decidió trabarse entre dos personajes. Todavía desconozco cómo me destrabé.

Y si hablamos de tiempo desperdiciado, cada vez que quieras cambiar de herramientas, el personaje se detendrá por un segundo completo y señalará la herramienta que tiene puesta. Sí, es como el original, pero hace 20 años no me gustaba desperdiciar ocho segundos en buscar una herramienta para acariciar a mi vaca, y no me gusta tampoco 20 años después. Lo peor es que existe un menú donde se pueden ver las herramientas e ítems que puedes seleccionar, pero carece de la opción de “equipar” cuando se selecciona un objeto. No, para eso tienes que mover el ítem hacia el espacio designado para equipar cosas. Y para qué decir que el port para PC hace un horrendo trabajo en ocultar el puntero del mouse. Aun cuando jugué todo el tiempo con el control, el puntero nunca desapareció, cosa que pueden notar en las imágenes del artículo.

Y todo esto está en un pequeño paquete a $18.500 pesos. ¿Puedo justificar un juego así a ese precio? La verdad es que no.

Puedo entender por qué hicieron este remake, y es que, además del factor nostalgia, se siente como si los desarrolladores estuvieran tan perdidos que no tienen idea de qué hacer para mantener relevante esta saga, y quieren saber por qué a la gente le gusta este tipo de juegos. Puedo entender esa lógica, pero una mejor respuesta a esa pregunta, en vez de hacer un remake con todas las fallas del original incluidas, es ver a otros competidores y en lo que están haciendo bien: jugar Stardew Valley es entretenido, jugar Rune Factory 4 es entretenido, jugar My Time at Portia es entretenido. Incluso jugar el Story of Seasons previo a este, Trio of Towns, es entretenido (bueno, relativamente). Entonces, ¿para qué comprar y jugar este remake?

Creo que la única respuesta que puedo dar, y más encima será una respuesta personal, es que los personajes me siguen importando. Me gustó mucho ir a conversar con Elly o Karen, aun cuando me digan los mismos diálogos una y otra vez, echaba de menos Mineral Town. Puede ser la nostalgia la que me siga atando a estos personajes, pero creo que, si todavía me importan después de jugar este remake, es porque algo bien hace todavía Marvelous Interactive en cómo nos presentan a los personajes y nos hacen que nos importen.

Aún con todo lo mencionado, vale la pena jugarlo por ella <3

Recomendado para:

  • Fans de la saga. Aunque sea una fórmula repetida y probada, sigue siendo algo deleitable el volver a jugar esta saga en sus entradas más nuevas.
  • Fans del original. Probablemente le agraden más las cosas que odié y extrañe todos los elementos que hicieron de este juego un clásico.
  • Quienes quieran apoyar a los desarrolladores. A veces sucede, por ejemplo, con Capcom cuando decide escuchar a sus fans, y puede valer la pena el intento si es que ven que este tipo de juegos tiene buena recepción.
  • Personas sordas.

No recomendado para:

  • Quienes se hayan acostumbrado a los cambios y mejoras de las entregas recientes o de los competidores. Sigo pensando que un juego sin las funcionalidades básicas de A Wonderful Life, un Harvest Moon que salió para la Gamecube al mismo tiempo que Friends of Mineral Town es un juego inferior.
  • Aquellos que no siente nostalgia por el original. Si espera una versión mejorada del original, no busque por acá.
  • Personas que prefieren jugar el original. Eso significa que es una persona de cultura.
  • Gente que tenga la autoestima más alta que este humilde servidor.
whatsapp

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.