Posted in Reviews

Nombre: Ask Iwata: Words of Wisdom from Nintendo’s Legendary CEO

Autor: Satoru Iwata & Hobonichi Co., Ltd.

Editorial: Hobonichi Co., Ltd.

Fecha de Salida: 13 de abril de 2021

¿Disponible en español?:

Ask Iwata es un libro cortito y ligero, publicado por la editorial Hobonochi a partir de extractos obtenidos de la serie de entrevistas lideradas por Iwata —llamadas Iwata Asks—, y del sitio web Hobo Nikkan Itoi Shinbun, perteneciente a Hobonichi. Y, dicho sea de paso, Hobonichi fue co-fundado por Shigesato Itoi (más conocido por Earthbound), quien también era uno de los amigos más cercanos de Iwata.

El libro versa sobre las sobresalientes capacidades de Satoru Iwata, que le valieron ascender a presidente de HAL Laboratory a los 34 años, y luego de Nintendo a los 42. Curiosamente, la cosa está escrita en primera persona, lo que me parece un poco extraño para un libro póstumo que el autor no escribió directamente. Pero bueno, asumo que Itoi y compañía habrán tenido un buen motivo para esto. Pero vaya a saber yo.

No hay nada particularmente revelador en el libro. Fuera de las sobresalientes habilidades técnicas como programador que tenía el hombre —y que probablemente cualquier persona que tenga interés en leer el libro ya conozca— es un compilado de cosas medias obvias en lo que refiere a mantener relaciones humanas medianamente armoniosas dentro de un espacio de trabajo, además de mantener la rueda andando, por supuesto.

Básicamente, a partir del contenido del libro se desliga que el gran rasgo que tenía Iwata era ser una persona decente, que intentaba mantener contentos no sólo a los consumidores y a los accionistas, sino también a la gente que trabajaba para él. Llegando incluso a cosas bien locas como entrevistar personalmente a todos sus trabajadores al menos una vez al año (primero en HAL Laboratory, y luego en Nintendo… aunque no tengo claro si lo hacía anualmente en Nintendo, pues sería una locura), para entender la volada de cada uno, e intentar mantenerlos en los puestos de trabajo más acordes a sus capacidades.

Es muy bizarro —y al mismo tiempo muy comprensible— que ser buena gente haya sido la gran virtud de Iwata. Al menos desde la información anecdótica de la que dispongo, pareciera que el gerente/jefe promedio es un saco de weas que gana mucha plata y no hace la pega, pero está convencido hasta las patas de que la hace.

Por un lado, muy bacán por Iwata el haber considerado que la gente le dijera “me gustaría volver a trabajar contigo” como un valor digno de ser perseguido. Pero, por otro, el carácter legendario del CEO gracias a características tan “simples” me da un poco de pena. No quiero desmerecer su rol liderando Nintendo, que no me parece nada fácil ni sencillo… sino más bien, realzar el hecho de que, aparentemente, estas características no son comunes en las personas que ejercen estos cargos. De nuevo, esta suposición se basa en información puramente anecdótica. Pero da para preguntarse, ¿qué tan común es que estos cargos no hagan la pega, pero crean que sí? ¿Qué tan raro es que estas personas tengan un trato humano con sus subalternos? Al menos, desde lo puramente lógico, podemos suponer que, si ser un weón decente es suficiente para pasar a la historia, significa que serlo es muy raro, en términos de cómo se distribuye este atributo en la población humana.

Pero, al final del día, son sólo conjeturas mías. En el caso de Iwata es que mucha gente creyó y confió en él, y lo ayudó a alcanzar la posición que ocupó en Nintendo hasta el día de su muerte. Sea cual sea el motivo de su “éxito”, lo que es claro es que su legado perdurará largamente en la industria de los videojuegos y, esperemos, en la cultura organizacional de Nintendo.

Recomendado para:

  • Iwata lovers.
  • Personas que quieran curiosear en la historia de Nintendo.

No recomendado para:

  • Gente que le dice “habilidades blandas” a habilidades imprescindibles para ser una persona medianamente funcional y decente.
  • Todos quienes crean que el objetivo final de la existencia son las utilidades.

whatsapp

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.