Posted in Slice of Life

Mujeres en el desarrollo de videojuegos en Chile y el por qué me inscribí a una Game Jam sin saber nada de programación

Nota: el autor de la imagen utilizada para este post es @yali_manel.

Creo que, para quienes jugamos videojuegos, la inquietud respecto a crearlos nos ha aparecido en algún punto de nuestras vidas. Recuerdo cuando niña haber fantaseado en numerosas ocasiones con mis creaciones, para ya posteriormente en mi adolescencia pasar horas en RPG Maker desarrollando mi propio Fantasy RPG. Sin embargo, dos pensamientos fueron frenando el desarrollo de esta faceta: “hacer un videojuego es algo muy difícil (que alguien como yo nunca podría aprender)” y “en Chile no se puede vivir de hacer videojuegos”.

La vida pasó, estudié psicología y, si bien progresivamente la idea de algún día hacer videojuegos fue desapareciendo de mi mente, siempre estuve echándole un ojo a las Game Jams. Para los que no sepan, las Game Jams son eventos en los que se forma un equipo que durante unos días —usualmente un fin de semana— debe desarrollar un videojuego (más bien un prototipo de videojuego… o lo que se pueda realizar en esos dos días). Estos eventos se realizan en un espacio determinado, donde los equipos se quedan durante todo un fin de semana. Juegos como el Don’t Starve o Celeste partieron como prototipos en una Game Jam, que posteriormente fueron pulidos y desarrollados por los equipos.

Si bien la idea de participar en una Game Jam siempre me rondaba, mis absolutamente nulos conocimientos en todas las áreas del desarrollo de videojuegos sólo me permitían disfrutar de ver los prototipos que salían de estos eventos… hasta agosto del 2021.

Un día cualquiera, viendo las historias de Instagram, veo que Multiplayer había compartido una historia sobre la Women Game Jam. Jamás había escuchado de ella, por lo que me metí a ver de qué se trataba. Como era la época del COVID, la Game Jam se estaba realizando online y, además de ofrecer el espacio virtual para el desarrollo del videojuego, también realizarían algunos talleres en este tema (como Pixel Art o Música para videojuegos). Esto me llevó a desarrollar un plan: me inscribiría en la Game Jam, pero solo para poder participar de las charlas y aprender un poco del proceso de desarrollo.

Llego el día 20 de agosto y me integré al Discord de la Jam. Dada mi absoluta ignorancia, no tenía idea que los grupos se dividían en canales, a los cuales podías entrar y mirar lo que estaban haciendo durante la Jam. Como mis sentimientos de incompetencia me impidieron unirme a un equipo (aunque tanto las organizadoras como las chicas que componían los grupos fueron muy acogedoras), decidí participar en modo observador y me metí a todos los canales a ver en qué estaban durante todo el fin de semana. De esto, aprendí dos cosas. Primero, no todas quienes participaban de la Jam tenían conocimientos en desarrollo de videojuegos. Y segundo, desarrollar un prototipo de videojuegos es muy complejo, siendo la programación y el arte solo una parte de ello. Esta experiencia levantó un montón de preguntas, y qué mejor forma de responderlas que contactar a una de las organizadoras del evento, Margarita Pino (@lakaipi), quien muy gentilmente estuvo disponible para responderlas.

En primer lugar, Kaipi me comentó que la Global Women Game Jam se viene realizando desde el año 2018, siendo la primera organizada en Alemania y Brasil. Se realiza en Chile desde el año 2019, primero de forma presencial, pero desde el 2020 en modalidad online (por razones conocidas por todos). AMD fue su auspiciador, siendo también el de la versión 2021. Si bien la convocatoria es para mujeres, no excluye a otras identidades de género, pudiendo participar de este espacio todos quienes lo deseen, mientras cumplan las reglas de buen trato y no violencia, y que el equipo este liderado por mujeres. La organización se realiza de forma absolutamente voluntaria, por mujeres que son parte de la industria de videojuegos en Chile. La participación se ha triplicado entre las participantes del año 2019 (alrededor de 20) a las del año 2021 (alrededor de 60).

Kaipi comenta que el objetivo de las Game Jam es principalmente permitir un espacio de creatividad, liberado de las limitaciones del desarrollo de videojuegos (como el financiamiento), que permitan abordar temáticas y mecánicas que pudieran, por ejemplo, verse como poco viables (ya sea porque son poco convencionales, con pocas posibilidades de ser financiadas, o de no ser lucrativas para la empresa que las desarrolla). Pero, además, es un espacio para desarrollar contactos con otras personas de la industria, las cuales podrían permitir la realización de nuevos proyectos o de alianzas que apoyen el desarrollo de futuros videojuegos.

Pero ¿por qué una Game Jam de mujeres? Kaipi indica dos aspectos fundamentales. El primero es propiciar un espacio seguro para las mujeres que quieran entrar a la industria de videojuegos. Durante los últimos años ha salido a luz lo que era un secreto a voces en la industria: las mujeres son más propensas a ser víctimas de violencia sexual y/o de género dentro de los contextos laborales (por ejemplo, en Activision Blizzard). Si bien, la brecha de género entre quienes juegan videojuegos se ha acortado (52% hombres y 48% mujeres en Estados Unidos), la participación en el desarrollo de videojuegos mantiene una importante brecha (76,3% hombres y 23,7% mujeres), siendo una de la razones que mantiene a las mujeres fuera de la industria el temor a ser agredidas o la experiencia de haberlo sido en dichos contextos. De acuerdo a los resultados del Estudio Mujeres en VG (realizado en Chile), solo un 14,3% de las mujeres que trabajan en la industria no ha sufrido acoso o discriminación durante su trayectoria laboral. Por lo tanto, generar espacios seguros para que las mujeres exploren la posibilidad de desarrollar videojuegos es fundamental para motivar a que otras mujeres se sumen a la industria. Este evento busca ser tanto un primer paso para ello, como también propiciar que mujeres que ya están en la industria del desarrollo de videojuegos puedan establecer lazos que les permitan generar equipos laborales saludables y seguros.

En segundo lugar, desarrollar videojuegos en Chile es difícil. La industria, si bien ha crecido en los últimos años, sigue siendo un área económica incipiente en nuestro país. Por lo tanto, no hay tantas oportunidades para desarrollarse profesionalmente en el área. Esto, sumado al hecho que desarrollar videojuegos es caro, genera que muchas personas solo puedan trabajar medio tiempo en la industria, o en sus tiempos libres, o derechamente contar con el apoyo económico de sus familias (al menos en sus fases iniciales). De hecho, este artículo comencé a escribirlo en septiembre de 2021, sin embargo, recién un año después pude terminarlo (no hay peor diligencia que la que no se hace… ¿o no?), puesto que las horas libres que tenía para poder escribirlo debieron ser reasignadas a mis labores profesionales remuneradas.

En el caso de las mujeres, esto se ve agravado por el hecho que las mujeres dedican más tiempo que los hombres a las labores de cuidado, por lo que el tiempo libre que pudieran tener para el desarrollo de esta actividad, se ve aún más limitado. Si bien este no es mi caso, ver a mis amigas que son madres, o están a cargo de sus padres, es evidencia de que compatibilizar la crianza con el desarrollo de videojuegos es… prácticamente incompatible. Por tanto, instancias como una Game Jam pueden ser espacios protegidos para generar lazos con otras personas de la industria que de otra forma serían difícil de construir, y así poder desarrollarse profesionalmente en el área. De hecho, las Jam en general son un muy bien espacio de aprendizaje. Incluso pueden ser un espacio para que mujeres que no deseen entrar a la industria, pero sí tengan deseos de explorar el desarrollo de videojuegos, puedan hacerlo, por lo cual no es una condición el que sepan de desarrollo de videojuegos para inscribirse.

Después de la conversación con Kaipi mis ganas de meterme en este mundo se multiplicaron por mil, por lo que me prometí a mí misma que para la próxima Game Jam me iba a unir a un grupo sí o sí. Y bueno, así fue, pero esa historia es para otro momento.

Entre el 19 y 21 de agosto se realizará la Women Game Jam 2022 y, nuevamente, la convocatoria es abierta, online y gratuita. Si su deseo es empezar a explorar el desarrollo de videojuegos, pasar un buen rato, o conocer otras personas con los mismos intereses, no dude en inscribirse en este enlace. Por mientras, dese una vuelta y revise los prototipos de videojuegos que fueron creados en la Women Game Jam 2021.

Espero que este artículo les haya despertado el bichito de la curiosidad por la WGJ (y las Jam en general). Agradezco a Margarita su tiempo para la entrevista, y la contribución que hace a promover que más mujeres se sumen a la industria de los videojuegos. ¡Nos vemos en la Jam!

whatsapp

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.