Posted in Paternidad Gamer, Slice of Life

La forma en la que se relacionan mi viejo y mi nieto (o sea, su bisnieto) me ha sorprendido gratamente. Ellos, separados por sesenta y cinco años, lograron encontrar un lenguaje en común que les permite comunicarse.

Minecraft logró lo que no hizo la cotidianeidad. Puso a un niño con cero XP a hablar de materiales y construcciones con un mueblista/maestro, formado a la antigua.

De alguna forma, ese símil entre craftear y efectivamente fabricar una silla o una casa los llevó a generar un vínculo familiar muy bello, lleno de nuevos aprendizajes.

Cuando le habla de nederita lo caga, eso sí.

whatsapp

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.