Posted in Paternidad Gamer, Slice of Life

El fin de la pandemia era el momento propicio para desempolvar la consola y retomar alguno de esos saves pendientes desde hace tanto tiempo ya. Se sumaba, además, el hecho de la compra de un televisor nuevo, que nos liberaría de la obligación de usar la “tele del living” para jugar; cosa que era imposible, por ser esa tele la que se usa para poner la música que nunca para de sonar en la casa.

El mentado nuevo televisor encuentra alojo en la pieza de mi hija mayor (a mí, en lo personal, me carga la tele en la pieza), en donde, sobre un mueble se le hace un espacio acorde a la cantidad de pulgadas del aparatoso aparato; junto al cual, además, cabe justito la plei. Así que la hija me dice algo así como “porfis, porfis, papá préstame la consola que acabas de desempolvar para ponerla en la pieza, y así aprovechar de jugar también alguno de mis propios pendientes”. Obviamente, le dije que weno.

Sacando, al ojo, las horas invertidas en todos mis juegos a “casi terminar” dentro de la consola, deben haber sido unas cuatrocientas horas, con un total de horas faltantes para terminarlos de no más de cuarenta, divisibles entre los juegos aún pendientes. Compromiso adulto y responsable, hubiese sido dedicar un par de horas diarias a jugar; y en poquito más de un mes, cerrar parte importante de mis pendientes videojueguiles. Pero no, a mí no me pasan ese tipo de cosas…

La hija se hace cargo de las actualizaciones de la consola, de borrar cuentas que ya no se utilizan, de pasarle un pañito húmedo pa que quede brillosita. Y de pasada, a “papá formatié la pley sin querer”, eliminando todas mis horas de juego. El DLC sin terminar del Dark Souls llora doscientas horas de juego desde la repisa, Catherine y Katherine se abrazan desconsoladas mientras Ico derrama sombras de Colosos. Yo estoy muy grande pa’ llorar sozi. Cual roca, aguanto estoico este nuevo embiste en mi accidentada carrera de videojugador amateur.

—Puta la hueá —exclama en un susurro mi corazón roto, desmintiéndome.

whatsapp

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.