Posted in Retro, Reviews

Nombre: Street Fighter

Desarrollador: Capcom

Publicador: Capcom

Fecha de Salida: 12 de agosto de 1987

Plataformas: Arcade, Amiga, Amstrad CPC, Commodore 64, Atari ST, DOS, PC Engine/TurboGrafx CD, PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch

Los juegos de lucha (para efectos del review, usaré los términos “juego de lucha” y “juego de pelea” como sinónimos) han tenido un renacimiento en los últimos años. Lanzamientos como el de Guilty Gear Strive son prueba de ello, donde los combos complejos y efectos visuales que pueden causar epilepsia son pan de cada día.

Sin embargo, antes de todo eso existió Street Fighter 2, que es el padre indiscutido de este género, y que sentó las bases principales de cómo debe ser un juego de peleas. Pero aún antes de éste, en 1987 fue lanzado el abuelo de todos los juegos de peleas: el primer Street Fighter. Sí, porque existe un Street Fighter 1. Así que meta su ficha y presione Start.

Un poco de historia

En 1987 fue lanzada la que sería la primera entrega de esta longeva serie, de la mano de Capcom. Este juego fue desarrollado apuntando al mercado de los arcades, aquellos donde metías una ficha para jugar y que ahora son recuerdos de tiempos pasados, habiendo sido reemplazados por máquinas tragamonedas. Takeshi Nishiyama, el director de desarrollo, llegó con la idea de un videojuego de lucha después de trabajar en otro juego —Kung-Fu Master—, que se podría calificar como la piedra angular del género de lucha, pese a tener un marcado estilo Beat ‘em Up. Nishiyama tomó el concepto de las peleas contra jefes de Kung-Fu Master y decidió convertirlo en el foco principal del nuevo juego que tenía en mente.

Así, entonces, Street Fighter fue desarrollado con la idea de fomentar la venta de los llamados “gabinetes de lujo” para los salones de Arcade. Entre otras curiosidades, estos costosos gabinetes inicialmente contaban con unos botones gigantescos que eran sensibles a la presión. El atractivo de estos botones era que, dependiendo de la fuerza con la que se golpearan, ese esfuerzo se vería reflejado en la potencia de los puñetazos y patadas del personaje controlado. Sin embargo, las pruebas iniciales no entregaron los resultados esperados, principalmente porque los jugadores acababan cansados físicamente con el esfuerzo que implicaba golpear los botones.

Dado lo anterior, Nishiyama sugirió un cambio de diseño, la creación de lo que ahora es el estándar actual en la serie Street Fighter: los seis botones. Tres para puños y tres para patadas. Luego de este cambio, el juego tuvo mejor aceptación y la versión de gabinete con seis botones fue la más vendida. Aun así, el juego no tuvo tanto éxito en Japón como se esperaba. En cambio, en EE. UU. tuvo una mejor aceptación.

Luego del desarrollo de Street Fighter y su éxito relativo (suficiente para asegurar una secuela), Nishiyama tuvo problemas con su supervisor y decidió dejar Capcom para irse a trabajar a SNK, que terminaría siendo su gran rival durante los ’90, en lo que a juegos de lucha refiere. Pero esa es una historia para otra ocasión.

El camino del guerrero – Historia

No hay mucho que comentar de la historia. El juego muestra el primer torneo al que ingresa Ryu, en su intento por ser un mejor luchador. Ryu viaja por todo Japón y EE. UU. en busca de luchadores para demostrar su destreza. Su reto final será Sagat.

¿Conoces el motivo de la cicatriz en el pecho de Sagat? Bueno, digamos que Ryu no es un buen perdedor…

El Primer Hadoken – Gameplay

Street Fighter 1 es un juego que ofrece la experiencia de luchar contra diversos oponentes controlados por la CPU. Para hacerles frente, cuentas con seis botones de ataques que, como mencioné, están divididos en tres de puño y tres de patada; teniendo cada uno una potencia distinta dependiendo del botón presionado (débil, medio y fuerte).

En esta primera entrega, y a pesar de existir 12 personajes, sólo puedes jugar con Ryu o Ken. Éste último, sólo puede ser seleccionado bajo cierta condición, que detallaré más adelante. Al iniciar un juego nuevo, puedes elegir a tu primer oponente, lo que definirá el orden de tus siguientes contrincantes.

Ryu se mueve con el stick o pad dependiendo del control que estés usando; y, además de los movimientos de puños y patadas ya mencionados, posee tres movimientos secretos devastadores que, de realizarlos y conectarlos, voltean la balanza a tu favor. Como curiosidad, al momento del lanzamiento del juego estos movimientos de verdad eran secretos, ya que ni siquiera el arcade indicaba el cómo realizarlos.

¿Aún no sabes cuales son los movimientos secretos? Pues bien, un poco de spoilers de hace más de 30 años: el Hadoken AKA la “Bola”; el Shoryuken también conocido como el Gancho o “Yuken”; y el Tatsumaki Senpuu Kyaku, la clásica patada giratoria.

Para derrotar a tu enemigo, debes ganar dos de tres rounds. Además, existe el clásico contador de tiempo que, de acabarse, implicaría que el ganador será quien tenga más vida. Si ganas, procedes al siguiente oponente y así hasta llegar con el jefe final. Lo típico, ¿cierto?

Pues bien, existe un pequeño gran detalle que dificulta el asunto: el control sobre Ryu es horrible. Principalmente, en lo que se refiere a la manera de saltar. Este pésimo control también conlleva que sea básicamente imposible ejecutar los movimientos secretos en el momento en que los necesitas. Lanzar un Hadoken es una tarea difícil y ni pensar en un Shoryuken.

Si bien, el juego cuenta con una curva de dificultad que va creciendo gradualmente después de la tercera pelea ya verás que los controles empiezan a jugar en tu contra y llegarán tus primeras derrotas. Al final, tienes que rogar que tus movimientos especiales se ejecuten y conecten en el momento preciso. Un Shoryuken bien conectado te asegura la victoria… pero hay mucho azar involucrado en el proceso.

En cuanto a los oponentes, a pesar de que cada uno tiene un arte o disciplina propia, no varían mucho en cuanto al estilo plasmado al momento de jugar. Te verás, en todo momento, golpeando con puños rápidos y tratando de ejecutar un Hadoken, mientras tu oponente te quita un tercio de tu barra de vida con un golpe.

Luego de cierto número de peleas, el juego te dará un respiro con una etapa de bonus. La primera se trata de romper ladrillos y la segunda de romper tablas. Son una entretenida manera de relajarte y olvidar por qué estás jugando este juego, más allá de una sed de masoquismo.

¿Sub-Zero en Mortal Kombat? No, primero fue Ryu.

Finalmente, Street Fighter cuenta con un modo VS para dos jugadores. Pero no esperes poder elegir a cualquiera de los 12 personajes, aquí solamente contarás con un “Mirror Match” de Ryu (1P) vs Ken (2P). Sí, así como lo lees, la única manera de jugar con Ken es en el modo VS. Y si el jugador 2 gana, podrá jugar el modo Arcade con él. Lamentablemente, no existe diferencia en gameplay entre Ryu y Ken, sólo estética.

¡¡Shoryuken!! – Apartado Visual y Sonoro

La presentación visual —para el año que fue lanzado este juego— es impecable: sprites bien definidos y escenarios con muchos detalles.

La interfaz cumple su cometido, salvo por la mala posición del contador de tiempo y de las barras de vida. Pero es bueno recordar que éste es el abuelo de los juegos de peleas, y en la secuela, que fue la que revolucionó el mundo de los juegos de lucha, fue donde se llegó al estándar que se siguió utilizando en la gran mayoría de juegos de peleas.

Un juego de finales de los ’80, pero con un pixel art detallado.

En cuanto a música y efectos sonoros, personalmente, no creo que nadie vaya a YouTube o plataformas similares a escuchar el OST del juego. Cumple su cometido y nada más.

El juego cuenta con voces, pero en ciertos momentos. Destacó la narración de la frase que aparece cuando pierdes un combate. Tenlo por seguro, se quedará grabada en tu mente por mucho tiempo.

Sí, oirás mucho esta frase.

Continue? 9, 8, 7…

El primer Street Fighter peca de tedioso y, más que nada, se convierte en una lucha de paciencia contra la CPU; cubrirte y orar para que una bola salga de tus tantos esfuerzos.

Street Fighter 1 no es el mejor exponente en luchas. Su control es horrible y su dificultad, injusta. Nuevamente, y siendo majadero, es un juego antiguo pero que puede considerarse sin muchas dudas como el prototipo del género de luchas como tal. Y sólo por eso vale la pena darle un momento y apreciar su aporte a la industria.

Recomendado para:

  • Amantes de los juegos de peleas, Street Fighter y juegos retro, en general.
  • Gente interesada en historia y evolución de los videojuegos.

No recomendado para:

  • Gente que no quiere perder su paciencia con un control horrible y dificultad injusta.
  • Jugadores de juegos de peleas que esperan gráficos llamativos y mecánicas complejas. No espere poder hacer un combo de 99 hits más un ultra super duper flashy final move.
Justo alcanza para ingresar FEC.
whatsapp

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.