Posted in Reviews

Nombre: Tiny Tina’s Wonderlands

Desarrollador: Gearbox

Publicador: 2K

Fecha de Salida: 24 de marzo de 2022

Plataformas: PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series X/S, PC

Tiny Tina’s Wonderlands es un spinoff de la saga Borderlands, donde Tina juega un RPG de mesa con nosotros y un par de personajes que no conoce nadie. Básicamente, el gameplay representa lo que ocurre en la campaña del juego de mesa. Es más o menos la misma experiencia de Borderlands de siempre: caótica y llena de humor medio weón (lo digo como algo positivo), pero mucho más condensada y con algunos cambios distintivos.

La trama del juego no es la gran cosas, estamos jugando Bunkers & Badasses (la versión Borderlands de Dungeons & Dragons) y el objetivo es ganar la campaña derrotando al Dragon Lord. El giro en este asunto es que pareciera que este enemigo desarrolló conciencia y voluntad propia, tomando decisiones distintas a las de Tina, y dejando algunas cagadas en el camino. La historia orbita alrededor de entender qué onda esto… aunque no queda muy claro al final.

El juego sigue teniendo referencias nivel Dios.

Una experiencia familiar, pero novedosa y condensada

El gameplay del juego es el mismo de siempre, un shooter en primera persona con elementos de RPG y armas casi infinitas que se generan de forma más o menos aleatoria. Pero tiene algunos giros que lo separan de otros juegos de la saga. Cuando comenzamos creamos nuestro personaje, que podemos customizar. Además elegimos su clase, que define su habilidad especial y su skilltree. A diferencia de otros juegos de la saga, en que cada clase tienen tres skilltrees, acá sólo tenemos uno por clase. Cuando avancemos en el juego nos darán acceso a una subclase y su respectivo skilltree, eso sí. De todos modos, tenemos seis clases iniciales en vez de las típicas cuatro de los juegos pasados, y cada una es muy distintiva, diferenciando claramente el gameplay.

Otro elemento diferente es que tenemos una “hoja de personaje”. Cada vez que subamos de nivel, además de invertir puntos en nuestro skilltree, podremos poner puntos en distintos stats disponibles en esta hoja. Son los típicos de los juegos de rol: fuerza, constitución, inteligencia, entre otros; y se traducen es mecánicas propias del juego, como daño, HP y poder de la magia.

Hojitas de personaje.

Y hablando de la magia… en este juego podemos atacar con magia. En reemplazo de las granadas de las entregas pasadas, acá tenemos distintos hechizos que nos podemos equipar para hacer daño. Los tipos son muchos y variados, como un meteorito que hace daño de área o un rayo que disparamos con una varita, al más puro estilo de Harry Potter. Eso sí, los nombres no son muy claros y al principio vamos a tener que probarlas para saber qué hacen. Además, esta es la primera entrega en que tendremos un arma cuerpo a cuerpo dedicada, a diferencia del clásico combo en el hocico al que estábamos acostumbrados. Puede ser un garrote, una espada, un pescado muerto o una varita mágica rara… pero el caso es que tendrá sus propios stats y habilidades, generadas de forma más o menos aleatorias, igual que en el caso de las armas de fuego. Incluso es posible construir builds en torno al daño meele.

Sumado al contexto de fantasía, todo esto le da un saborcito familiar pero distinto al juego. Lo que es un descanso del contexto más sci-fi futurista espacial desértico que tiene usualmente la saga. El gameplay fluye bien y las mecánicas tienen buen sinergia. Quizás no está tan pulido como el gameplay de Borderlands 3, pero es un muy buen juego en lo que refiere puramente a mecánicas básicas.

También tenemos un overworld buena onda, en el que a veces hay suflés de queso.

¿Recuerdan cuando el slogan era “Mayhem awaits, bring friends”?

Uno de los puntos atractivos de la saga Borderlands, y probablemente el más importante para mí (como podrá haber notado por las imágenes de esta reseña), es que la campaña se puede jugar de forma íntegra en modo cooperativo, sea local o a través de Internet. Con mi señora nos hemos terminados todos los juegos juntos, y Wonderlands no fue la excepción. Sin embargo, los elementos de calidad de vida en esta entrega dejan bastante que desear.

Primero que todo, la interfaz de usuario en cooperativo local es malita. Es como si hubieran tomado la de Borderlands 3, que ya tenía algunos problemillas, y la hubieran empeorado. Hay información que es difícil de encontrar, siendo el caso más pelotudo saber qué tipo de armas son las que andamos trayendo. Me explico: las armas de fuego se dividen en varios tipos, como escopetas, pistolas, rifles de asalto o metralletas. Obviamente, al ser un contexto más fantástico, no siempre es fácil identificarlas por su apariencia. Pero esto no es (o no debería ser) un problema, pues en los menús cada tipo de arma tiene un logo asociado, que deja absolutamente claro lo que son. Pero bueno, resulta que en cooperativo esto no se ve, a menos que nos metamos a otro menú para ver las armas en detalle. Ahora imaginen que tenemos veinte armas nuevas y queremos saber cuáles son escopetas. Tendríamos que ir a nuestro inventario y elegir un arma, ver sus características específicas en otro menú… y repetir el proceso veinte veces. Es una perdida enorme de tiempo. Y lo peor de todo es que esto sí estaba en la interfaz de usuario en cooperativo local en entregas anteriores. No sé por qué lo sacaron, pero fue un error. Otra cosa molesta es que tampoco podemos teletransportarnos a la posición en que está nuestro amiguito, que fue implementado en Borderlands 3. ¿Por qué? Supongo que porque te puedes ir a la chucha.

Pero la peor weá, que es absolutamente inexcusable es que el juego crashea un MONTÓN durante el cooperativo local. Según lo que he revisado, esto ocurre independientemente de la plataforma, por lo que pareciera ser un problema del juego en sí mismo, y no necesariamente de PlayStation, Xbox, o de la tarjeta gráfica que tengamos en el PC. Cuando comenzamos a jugar con mi señora crasheaba cada dos horas, aproximadamente, pero fue incrementando en la medida en que avanzamos. A veces se le pasa por periodos más extensos, y otras le da con alevosía. Recuerdo una vez en que estábamos tratando de avanzar en el contenido post-juego y nos crasheo como siete veces en media hora. De lo más divertido, ¿ah? ¿¡ah!?

La cuestión muere sobre todo cuando alguien pone el menú.

Entiendo que el juego fue desarrollado en pandemia y que eso trae problemas. Pero tuvieron como ocho meses desde su lanzamiento, y fuera de pandemia, para resolverlos. Y Gearbox se ha hecho el weón olímpicamente, así que asumo que ya no lo van a arreglar. Así que ojo si le gusta jugar juegos que se hicieron conocidos por su cooperativo local en cooperativo local. Lo más probable es que le funcione mal.

Lo que hay después del juego

Borderlands también es conocido por su contenido posterior a terminar al juego, y sus DLCs. En Wonderlands, el contenido posterior a terminar el juego es conocido como los “Chaos Chambers”, que son arenas generadas de forma aleatoria (de forma similar a un Roguelike) que van subiendo en dificultad en la medida en que las superamos. La gracia es que cada nivel de chaos que subimos nos va dando más probabilidad de obtener armas y tonteras más bacanes. Básicamente, superamos desafíos más difíciles para obtener mejores armas, para superar desafíos aún más difíciles. En lo personal, me gustan los Chaos Chambers, aunque creo que es innecesariamente complicado acceder a los raid bosses… de los que sólo he podido pillar uno, que terminó muriendo al primer intento.

Los DLCs son tema a parte. El season pass vale 30 dólares, y muchas versiones de salida lo traían incluido (con el alza en el precio, por supuesto). Como consumidor informado que soy, los busque antes de meterles plata (sobre todo porque ya estoy un poco chato de que el juego muera a la hora) y resulta que no trae campañas, sino arenas mulas en la misma onda que los Chaos Chambers. Prácticamente todo lo que leí decía que valían hongo, y que los eventos gratuitos de temporada del Borderlands 3 (como el Revenge of the Cartels) son mucho mejores. Me da ñeñe cuando la misma gente que produjo DLCs tan bacanes como Claptastic Voyage o Tiny Tina’s Assault on Dragon’s Keep sale con esta clase de mugre.

Obviamente, todo esto es de segunda mano, pero no voy a gastar tanta plata en una potencial decepción. Quizás si lo pillo en oferta a cinco dólares le haga un anexo a esta reseña.

Más referencias buena onda. Gerritt of Trivia es tremendo sorete.

Sentimientos encontrado

Tiny Tina’s Wonderlands es un buen juego —un muy buen juego—, pero se nota que o las ganas se desinflaron o alguien con un puesto importante tomo malas decisiones. Cuando el juego funciona, es lo más entretenido del mundo, pero mentiría si dijera que la falta de amor al cooperativo local y a los DLCs no hacen que pierda mi fe en siguientes entregas de la saga, sobre todo cuando estos eran sus puntos fuertes. Y creo que se está notando en las malas ventas del New Tales from the Borderlands, que salió hace poco y que no he comprado.

Recomendado para:

  • Fanáticos de la saga Borderlands. El juego es entretenido y tiene casi todos los elementos que nos han hecho amar la saga con un vuelco cachilupi.
  • Personas que prefieran jugar solas. Entiendo que el juego no muere si jugamos solos.
  • Quienes gusten de juegos ridículos y caóticos.

No recomendado para:

  • Ambron, que odia a Randy Pitchfork.
  • Gente que no aguanta que los juegos caguen al jugar en cooperativo.
  • Quienes odien el DLC de bajo esfuerzo.
whatsapp

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *