Posted in Retro, Reviews, Sala de computación
¿Pantalla de título? Pantalla de título (¿?).

Gorillas es un juego de DOS publicado por IBM. Se ve terrible de viejo para ser del ’91, y se parece mucho en mecánicas a otros juegos razonablemente contemporáneos, como Cow War, Tank Wars o Scorched Earth. No sé cuál salió primero, así que no sé en qué sentido van las influencias.

A diferencia de todos los demás juegos que he reseñado hasta el momento, este lo jugué como parte de los contenidos de clase. ¿Cuál era el objetivo de aprendizaje? Ni idea, yo era demasiado chico para entender que me querían enseñar algo. De hecho, creo que era demasiado chico para entender los contenidos que, ahora de grande, CREO que me querían enseñar, o reforzar, con esta cosa.

Them graphics.

En términos pedagógicos, hay dos cosas que puedo sacar en limpio del uso de este juego en clases. La primera, es cómo acceder a un ejecutable en DOS. Básicamente, la o el profe (ni siquiera recuerdo su cara) nos escribió en la pizarra los pasos para abrir el juego. Recordemos que DOS no tiene una interfaz de usuario particularmente atractiva, y todos los comandos se ingresan por texto; algo que haría a los llamados “nativos digitales” darse cuenta de que dicho concepto (“nativo digital”) vale hectáreas de callampas. Pero bueno, así entonces, el pequeño yo del pasado tenía que aplicar:

  1. Z:\>mount c c:\dos\
  2. Z:\>c:
  3. C:\>cd gorillas
  4. C:\gorillas>gorilla exe

O algo similar. Esos son los comandos para montar el juego en DOSbox, en realidad. Ignoro si en el DOS original había que hacer exactamente lo mismo.

La segunda cosa que creo que puede haber sido el contenido pedagógico del jueguito, tiene que ver con el gameplay en sí mismo (que es muy sencillo). Hay dos gorilas parados sobre edificios de distintas alturas y, por algún motivo, tienen que lanzarse plátanos entre ellos. El primero en pegarle un platanazo al otro, gana un punto. Los plátanos explotan. Básicamente, se están jugando la vida. Para esto, hay varias variables involucradas, como el ángulo del lanzamiento, o la fuerza de éste. Además, hay que considerar la fuerza de gravedad (que podemos fijar a nuestra pinta si queremos) y el viento.

Asumo que algo relativo a eso me querían enseñar; a cómo las variaciones sobre ciertas variables (vinculadas además con otros contenidos) tenían efectos sobre el resultado del lanzamiento. Obviamente, ni mis compañeros ni yo teníamos idea de nada. Ni tampoco recuerdo que nos hayan explicado esa parte del asunto (aunque claro, a lo mejor sí lo hicieron y no me acuerdo no más). Así que el juego redundaba en meter números al azar y esperar lo mejor. De a poco fui entendiendo que un número más alto o bajo tenía un efecto distinto, pero creo que nunca fui capaz de separar las dos variables que podía controlar (angle y velocity, que además estaban escritos en inglés). Así que era meter numeritos y reírte cuando el plátano reventaba a tu enemigo.

El sol pone carita cuando el plátano pasa por él ( ͡° ͜ʖ ͡°).

El juego es un abandonware (es decir, es tan poco relevante que ni al dueño de sus derechos de autor le importa), y pueden pillarlo acá. Les dará unos sólidos tres minutos de diversión, antes de que los invadan unas ganas locas de hacer cualquier otra cosa. Lo que es más de lo que puedo decir de Cosmo.

whatsapp

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.